Compartí este artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Me vino a reflexión las consultas que me realizan personas de negocios que quieren parecer como tal y me piden una mínima guía del camino. Aquí voy…

¿Te ha pasado alguna vez que has rechazado una conversación con alguien porque vestía de manera extravagante o desaliñada?

Los humanos somos seres visuales por naturaleza y estamos hechos para confiar en nuestra vista y la información que ésta nos proporciona. Por eso nos gustan ciertas cosas por su apariencia y descartamos otras por la misma razón.

Por lo tanto, es de lógica que nuestra imagen influya en nuestras relaciones sociales y profesionales. Solo tenemos una oportunidad para causar una buena impresión profesional de modo que: ¿cómo puedes mejorar la imagen personal para triunfar en los negocios?

Cuando emprendes tiendes a identificarte con tu empresa y estás tan pendiente de la imagen de tu marca que olvidas por un momento tu imagen personal. La empresa se personifica en el emprendedor y, en este sentido, tanto clientes, como inversores y competidores al verte, estarán viendo tu negocio. Al trabajar tu marca personal no debes pasar por alto tu imagen puesto que tus actuaciones afectan directamente a la credibilidad, reputación e influencia de tu empresa.

Por eso, debes cuidarla con el mismo empeño que le dedicas a la imagen de tu empresa, puesto que una mala imagen del emprendedor podría poner fin a todo su proyecto.

Aquí van mis consejos de experiencia y aprender de otros:

Confía en ti: la falta de confianza en uno mismo se transmite de forma clara en la manera con la que actuamos. Dejamos ver nuestros sentimientos e inseguridades mucho más de lo que te podrías llegar a imaginar y, por mucho que cuides tu imagen personal, una autoestima baja podría causar una mala impresión ante los que te rodean. De modo que ¡quiérete! Acéptate como eres y confía en ti, ese es el primer paso.

Sé fiel a ti mismo: tu indumentaria debe expresar tu personalidad y los valores de tu empresa. No intentes ser otra persona, del mismo modo que tu empresa no ha sido la copia de la idea de otra persona. Tratar de imitar a alguien puede ser muy negativo para tu imagen. ¡Sé tú mismo!

Adáptate: ten en cuenta que cada cultura tiene simbologías y costumbres distintas. Conviene que te informes de estos conceptos allá donde vayas para que tu imagen se adapte a ellos sin cambiar tu mensaje.

Los detalles marcan la diferencia: cuida siempre los detalles, la imagen personal es algo más que tu vestimenta o tu maquillaje. Son los detalles los que generan esa sensación de confianza, seriedad y profesionalidad ante los que te rodean. Tu mirada a los interlocutores, tu lenguaje no verbal… e incluso una mancha en tu camisa pueden hacer que pierdas la atención de tu audiencia.

Brevísimos pasos para mejorar:
Reflexión

Para gestionar de forma eficiente tu imagen personal debes pasar por una primera fase en la que lleves a cabo un proceso de reflexión a través del cual pretendes descubrir quién eres, qué quieres y quién puede ayudarte a conseguirlo.

En un primer momento debes saber en qué punto del camino te encuentras en este preciso momento, cuál es tu imagen actual y continuar definiendo qué te diferencia (esta puede ser la parte más difícil del proceso) descubre dónde aportas valor. Seguidamente, deberás fijar tus metas, saber a dónde quieres ir te ayudará a definir el camino a seguir adecuado para lograrlo. También deberás establecer esos grupos que, de forma directa o indirecta, pueden ayudarte a conseguir tus objetivos. Segmenta tu mercado y enfoca tu comunicación a ellos.

Presencia y aspecto físico

Lejos de tratarse de algo superficial, el físico es un concepto clave para el mejorar la imagen personal puesto que consiste en la representación mental de ti mismo. En este apartado hasta el pequeño detalle resulta crucial (como hemos dicho anteriormente, los detalles marcan la diferencia). En este apartado, deberás sacarle partido a tus virtudes, a pesar de que no todos hemos sido igualmente privilegiados por la naturaleza, todos podemos potenciar nuestros puntos fuertes.

Si necesitas ayuda para sacarte partido puedes recurrir a un profesional, cada vez hay más personas dedicadas a cuidar tu imagen que ofrecen una gran eficacia. Otro aspecto clave de tu presencia profesional es tu indumentaria, debes tener en cuenta que los códigos de vestimenta no son universales y varían según la localización geográfica. Debes saber vestir adecuadamente para cada ocasión. Ah! Y evita los conocidos como “enemigos de la imagen”: tallas inadecuadas, accesorios deteriorados o pasados de moda, etc. Las “herramientas” que utilizas como profesional (coche, bolígrafo, bloc de notas, etc.) también hablan mucho de ti y debes asegurarte que comunican el mensaje deseado puesto que muestran tu competencia profesional.

Comportamiento y comunicación no verbal

Alcanzar las metas propuestas no solo depende de tus conocimientos, sino también de tus capacidades sociales. Si este apartado no es tu fuerte, tengo una buena noticia para ti ¡el carisma se puede aprender! Existen ciertas reglas de oro en el éxito social como por ejemplo, la importancia de una sonrisa, una mentalidad positiva te abrirá muchas puertas, o la puntualidad, puesto que llegar tarde es una falta de respeto para la persona que espera, hace suponer que tu tiempo es más importante que el suyo.

Es importante para mejorar la imagen personal que cumplas tus compromisos y promesas, si no tienes intención de hacerlo, simplemente no te comprometas, ya que ser fiel a tu palabra es la máxima expresión de tu credibilidad. En cuanto a tu comunicación no verbal, debes cuidar tus gestos. En este sentido, intenta no tensar los rasgos de la cara (mandíbula rígida o labios tensos) puesto que producen rechazo. Las posturas corporales que adoptes deben ser abiertas (abrir el pecho, mostrar las palmas de las manos evitando los brazos o piernas cruzadas o la mirada perdida). Mira siempre a los ojos de la persona con la que hablas. No olvides mostrar siempre un trato amable, cortés y tolerante, siempre haciendo gala de tu simpatía y buen humor.

Tu mensaje

Las palabras no se las lleva el viento (sobre todo si lo has escrito en Internet), por eso debes tener especial cuidado con lo que dices y escribes para que no se vuelva en tu contra en un futuro. ¡Piensa antes de hablar! Es crucial que el receptor de tu mensaje entienda lo que quieres transmitir, de modo que debes adaptar tu mensaje a la audiencia, tanto al público como al canal. ¿Sabías que todos los mensajes pueden enfocarse desde un punto de vista positivo? A las personas siempre les resulta más agradable lo positivo que lo negativo y, para que tus mensajes sean mejor aceptados, te recomendamos que los enfoques desde una perspectiva más positiva.

Recuerda que tu marca eres tú, y, en el mercado tan competitivo en el que nos encontramos, no nos queda más remedio que potenciar nuestra imagen personal para triunfar en el mundo de los negocios.

 

¡Un abrazo!

 

Mgter. Sergio Tolaba Arias

 

+54 9 351 6 240655

Sergio Tolaba Arias

Soy Sergio, consultor en innovación empresarial, con más de 15 años en Latinoamérica ayudando a negocios a crecer. Este blog es mi espacio de reflexión y acción en Marketing de Experiencia, Excelencia en Atención al Cliente, Ventas 360° y Liderazgo Ágil.

¿Necesitas que te asesore?

2 comentarios en “¿Parezco lo que soy? Soy mi marca”

  1. Manuel Gonzalez

    Lo acabo de leer sergio, muy bueno!!! Muchas de estas cosas las aprendí debido a muchos dolores de cabeza en el inicio de mi emprendimiento, incluso las sigo poniendo en práctica con el fin de incorporarlas en mi persona!
    Un abrazo de SOLUCIONADOR junior a SOLUCIONADOR , (yo soy el junior jaja).-

    1. Hola Manuel!
      Cuánto me alegra que ésta reflexión te haya sido útil. Y no me sorprende tu evolución por tu constante auto análisis y formación que haces a tu carrera profesional-
      La marca personal se trata de promocionarte a vos mismo correctamente … ¡Y una forma de hacerlo es ser lo más personalizable posible! Sea activo en tantas plataformas de medios sociales que considere relevantes para su marca. Recordar a las personas que eres tan humano como ellos las ayudará a relacionarse y gravitar hacia tu marca. Céntrate en poner tu auténtico yo ahí fuera, y tu marca (comercialices productos o servicios) sin duda resonará. Gracias por tu valiosa opinión. Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Rondas de negocios vigente

Rondas de negocios, ¿repasamos algunos tips para aprovecharlas al máximo?⁣⁣Preparate con anticipación. La esencia de una ronda de negocios es la eficiencia, al reunir en

Leer más »